Noticias Recientes

La situación económica abre grietas entre Vázquez y Mujica

La política exterior primero, el futuro del Fondes después, y ahora la situación económica que el anterior gobierno dejó al actual han generado, a menos de un mes de instalada la administración, enfrentamientos nada disimulados entre el presidente Tabaré Vázquez y su antecesor José Mujica.

De hecho, fuentes oficiales aseguraron ayer a El País que Vázquez hizo un pedido de “tregua” hacia la interna del oficialismo.

El ministro de Economía, Danilo Astori, había ido preparando el terreno en las últimas semanas con reiteradas exhortaciones a mantener la prudencia fiscal en un momento en que el desequilibrio de las cuentas públicas se ubica en 3,3% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que equivale a US$ 1.800 millones, y en un contexto de empeoramiento de la situación regional, lo que a largo plazo podría poner en duda la sostenibilidad de la deuda. Y la semana pasada Vázquez le reconoció a los ministros de la Suprema Corte de Justicia que se había encontrado con una situación económica “peor de lo que esperaba” y que las finanzas del gobierno estaban complicadas. Vázquez admitió que le preocupaba la evolución de Brasil, que es el principal mercado de las exportaciones uruguayas y que está en recesión, informó ayer Búsqueda.
Cobro de facturas.

Como era de esperar, Vázquez le dio pie a la oposición para salir a cobrar cuentas. Desde la oposición se recordó que durante la campaña electoral se cansaron de advertir del mal rumbo de las cuentas públicas sin que el oficialismo tomara en cuenta lo que decían.

Pero más llamativa fue la reacción de Mujica. Decidido como está a no dejar pasar una crítica a su administración, dijo, punzante: “Bueno, es el mismo equipo económico. O tenía poca información o el equipo económico se estaba guardando algo”.

“Ahora, es cierto que el mercado internacional no es lo mismo que lo que era (…). Claro, es probable que no haya tanta plata para cubrir las promesas electorales que se hicieron; bueno, se cumplirán cuando la economía mejore”, deslizó en declaraciones a canal 10.

Paradójicamente, este fuego cruzado se produjo en un día en el que el gobierno tenía buenas novedades para anunciar en materia económica. La economía uruguaya creció el año pasado 3,5%, completando así doce años ininterrumpidos de crecimiento que comenzaron en 2003 bajo el gobierno de Jorge Batlle, tras la profunda crisis de 2002 (ver página A13). El Ministerio de Economía y Finanzas incluso llegó a convocar ayer a una conferencia de prensa que luego canceló sin dar razones. Quizás el ministro interino de Economía, Pablo Ferreri, prefirió no tener que responder preguntas sobre las perspectivas económicas que Vázquez pintó.

Todavía en septiembre pasado, en plena campaña electoral, Astori minimizó los problemas fiscales y dijo que no había nada rescatable en las propuestas económicas de la oposición, en momentos en que el candidato blanco Luis Lacalle Pou decía que había que recortar gastos por US$ 300 millones y el colorado Pedro Bordaberry hacía advertencias de similar tenor.

Luego de participar en un almuerzo en la Expo Prado, Astori había disparado: “La situación fiscal del país es la más sólida que yo recuerde en décadas. (…) No hay comparación con la situación fiscal que el país tuvo en otras épocas. Entonces yo no comparto el grado de dramatismo con el que plantean otros partidos el resultado fiscal. Afirmo que es un resultado absolutamente sostenible. Y naturalmente en la medida que pueda ser mejorado, será mejorado. Pero no requiere ni anuncia ajustes importantes. Quiero decirles que tres puntos de déficit en este momento no tienen nada que ver con tres puntos de déficit hace diez años. Hace diez años era un resultado grave. Hoy no lo es”. Y cargó duro contra Lacalle Pou: “Si les tocara gobernar descargarían sobre el pueblo uruguayo los efectos de un ajuste retrógrado”.

De forma menos académica, Mujica había dicho al inicio de 2014, desde su audición radial, que había que “quitarles el IVA” a los comentarios de algunos políticos. “No creemos que sea un año catastrófico como vaticinaban algunos señores. Quizás con alguna dificultad, pero con el horizonte despejado sobre la marcha de la economía”, dijo Mujica entonces.

Pero ahora Vázquez, inevitablemente, llevó a la oposición a cobrar cuentas pendientes de la campaña electoral pasada.

Lacalle Pou dijo ayer que “nos queda la enorme tranquilidad que en la campaña dijimos la verdad y otros saben que no lo hicieron”. El senador del Partido Nacional insiste en que es “necesario y posible”, reducir el gasto.

Pablo Mieres, senador del Partido Independiente, dijo a El País que el gobierno actual “es una continuidad directa del anterior por lo que mal se puede decir que no se conocían los datos”.

“Esto evidencia que en la campaña electoral se disimularon situaciones que se conocían y que las medidas tarifarias (se refiere a la pequeña rebaja de los combustibles ocurrida durante la transición y al incremento de las tarifas de UTE) eran un ajuste fiscal encubierto. Nosotros advertimos que había un débil control del gasto púbico, un manejo equivocado de las empresas públicas. La situación internacional ya se conocía. Nosotros vamos a pedir una disciplina fiscal mucho mayor, compromisos de gestión a las empresas públicas y que se vaya gradualmente a un equilibro”, señaló.
“Kirchnerismo”.

El senador colorado Bordaberry fue duro con el gobierno. “Ni Tabaré Vázquez, ni Danilo Astori pueden hacerse los distraídos sobre esto. Astori era el vicepresidente de la República del gobierno que nos llevó a estos niveles de déficit. Vázquez lo nombró ministro de Economía. Mario Bergara era primero presidente del Banco Central y luego ministro de Economía del gobierno que nos llevó a esta situación. Vázquez lo acaba de nombrar presidente del Banco Central. Quien llevaba a Antel a déficits e inversiones que hoy se critican, fue nombrada por el propio Vázquez como ministra de Industria”, dijo Bordaberry a El País en referencia a la expresidente de Antel, Carolina Cosse.

“¿Cómo puede el presidente decir que la situación fiscal y de déficit es mucho peor de lo que le habían dicho si quien estaba a cargo de la misma es quien él nombra ahora presidente del Banco Central?”, se preguntó.

“El Frente Amplio ha logrado lo que logró el kirchnerismo en Argentina: poner en riesgo una economía en crecimiento a partir de falta de responsabilidad en el manejo del déficit, las cuentas públicas y la parálisis en la inserción internacional, pensando que la bonanza duraría sola por siempre”, disparó.

Bordaberry comentó que la situación internacional se ha complicado y que es desaconsejable tomar nuevas deudas. Advirtió también que el crecimiento del 3,5% del año pasado se explica en parte por la incidencia de la puesta en marcha de Montes del Plata y de las obras de la regasificadora que no se repetirán y que tienen un peso de un punto del PIB.

Para Bordaberry se debe bajar el déficit en un punto y medio y negociar acuerdos comerciales con EE.UU, que “está despegando, y para cuando esté con sus alas desplegadas debiéramos estar para aprovecharlo; venimos perdiendo años por tonterías ideológicas mientras Cuba restablece relaciones”.
Pit-Cnt lleva hoy a Vázquez su lista de reclamos, enfocados en Fondes y salario

El presidente Tabaré Vázquez recibirá hoy viernes a Fernando Pereira, Marcelo Abdala y Beatriz Fajián, los tres coordinadores del Pit-Cnt. Será el primer y esperado encuentro del flamante presidente con la cúpula de la central sindical.

Según supo El País, la dirigencia del Pit-Cnt planteará su inquietud respecto al decreto del gobierno que modifica el funcionamiento del Fondes (un emprendimiento que es bandera de la central sindical y del Movimiento de Participación Popular que lo consideran clave para respaldar proyectos autogestionados) y a la pérdida de un delegado sindical en la conducción del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop).

Los coordinadores del Pit-Cnt también la enfatizarán a Vázquez que se debe incrementar el Salario Mínimo Nacional, mejorar las remuneraciones inferiores a $ 15.000, plantear una discusión sobre la productividad y avanzar en la reforma de la salud, además de buscar compatibilizar la implementación del Sistema Nacional de Cuidados con las futuras negociaciones en los Consejos de Salarios de forma que en las tratativas se incluyan avances en materia, por ejemplo, de guarderías para los hijos de trabajadores.

En el Pit-Cnt existía algo de preocupación por la demora en concretar un primer encuentro con Vázquez. El contacto de la cúpula sindical con el expresidente José Mujica fue muy fluido durante los cinco años de su gobierno.

En un contexto de desaceleración económica, el Pit-Cnt está enviando señales de que buscará que en las negociaciones salariales de este año continúen verificándose incrementos del salario real como ha venido ocurriendo sin interrupciones desde hace una década. La central entiende que con el crecimiento de 3% previsto para este año hay aún margen para esto.
INTERNA OFICIAL.

La auditoría al Fondes y el malestar del MPP

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García explicó sus dichos ante la comisión de Hacienda de Diputados del día miércoles referida al Fondes. Allí había dicho que “como corresponde, habrá una auditoría a la administración de este fondo, que se realizará a través de Conafin Afisa, en la Corporación Nacional para el Desarrollo, que determinará, de la forma más objetiva y profesional, cuál ha sido su desempeño. Por eso en este momento no emitimos ningún juzgamiento”.

García dijo ayer a El País que la auditoría corresponde “al procedimiento habitual de cualquier Afisa (Administradora de Fondos de Inversión Sociedad Anónima) porque toda Afisa tiene una auditoría externa por normativa del Banco Central (BCU)” y sobre los fondos que esta administra, como el Fondes. “La está haciendo Grant Thornton y está contratada permanentemente, ya ha realizado auditorías en el gobierno anterior. No se ordenó ninguna auditoría adicional a la auditoría que existe de Conafin Afisa”, añadió el director de la OPP.

Al finalizar la reunión con la Comisión de Hacienda de Diputados, García aseguró que durante el gobierno de Mujica se reunió una suma “superior a los US$ 100 millones” para el Fondes, y estimó que se utilizó algo más de US$ 50 millones.
Malestar.

El hecho de que Vázquez decidiera fijar condiciones para la entrega de préstamos del Fondes por decreto —y no mediante un proyecto de ley que había remitido al Parlamento— generó un profundo malestar a nivel de la bancada oficialista.

El Movimiento de Participación Popular (MPP), sector que es liderado por el expresidente José Mujica, marcó su preocupación ante la posible “eliminación del debate parlamentario”.

“¡Veníamos bien…. hasta que apareció el decreto!”, expresó el diputado del MPP Alejandro Sánchez en su cuenta de Twitter, dejando entrever así la molestia ante el decreto de Vázquez.

Después de haber declarado su sorpresa ante esta situación, la bancada del Frente Amplio se llamó a silencio para evitar nuevos enfrentamientos.

En ese marco, el propio Mujica buscó minimizar la polémica con Vázquez, al señalar que “hay algunos apuros y tienen que tener una figura porque tienen que hacer cosas. Entonces (la aprobación del decreto) es una tormenta en un vaso de agua”.

EL PAÍS

Deja un comentario