Noticias Recientes

Paris Hilton deslumbró en José Ignacio

Paris Hilton llegó ayer a Uruguay y en pocas horas de estadía deslumbró a todos con su simpatía y amabilidad. Pasó música, bailó y dijo que “amó” el lugar. “Voy a venir de nuevo, eso es seguro”, declaró a El País.

Paris Hilton (32) aterrizó en un vuelo de línea en el Aeropuerto de Carrasco a las 11:20, desde donde fue trasladada en una camioneta dorada al hotel boutique Casa Suaya, en José Ignacio. Allí estuvo apenas un par de horas porque 16:45 llegó al parador La Caracola, en la misma camioneta pero custodiada por un patrullero y una 4×4.

La rubia bajó sonriente, saludó a algunos fans, tomó fotos con su celular y posó para las primeras imágenes de la tarde luciendo un vestido animal print, lentes negros, zapatos de taco alto color tostado y una cartera que rezaba “Love Paris”.

Su ingreso al exclusivo evento de Vitaminwater fue lento porque, además de las decenas de fotógrafos, los invitados también se agolparon para ver de cerca a la heredera de la cadena de hoteles Hilton. “Paris I love you”, le gritaban unas adolescentes mientras se ponían adelante para sacarse ella mismas una foto con la rubia.

Paris, que caminó como en un desfile, fue directo a un improvisado camerino montado en las dunas, donde se sentó cómodamente en unos sillones.

Allí le acercaron comida, pero ella prefirió encender un cigarro mientras el estilista argentino Kennys Palacios le armaba unos rulos en su platinada cabellera. Aunque todas las miradas estaban sobre ella, su atención estuvo concentrada en su celular, al que sólo soltó para retocarse el maquillaje.

Cuando estuvo lista, bajó a la orilla del mar para hacer más fotos. Allí dijo a El País que estaba “muy feliz” de estar en Uruguay por primera vez. “Es un sitio hermoso, lo amé, hay un lago al lado de la playa, eso es muy lindo”, comentó y aseguró que volverá a Uruguay. “Voy a venir de nuevo, eso es seguro”, afirmó la artista. Paris se definió como una mujer generosa y que lleva alegría a la vida de los demás. Sobre su cuidado personal, dijo que no hace dieta pero que practica pilates. “Lo que sí hago es ponerme mucha crema desde chiquita porque así me lo enseñó mi mamá “, reveló.

 

Contó que en su día a día busca el equilibrio entre sus dos vidas: la del día como mujer de negocios con 17 productos en el mercado, y la de la noche, como dj pinchando discos por todo el mundo. De su faceta como empresaria, destacó el negocio de las carteras y las fragancias porque le dan “orgullo”. De su faceta como dj contó que la lleva a viajar por el mundo y que lo hace porque le divierte ver a la gente alegre y bailando.

Del único tema que no habló, porque su manager lo impidió, fue de hombres. No respondió ni del novio español que le atribuyen ni de cómo sería su hombre ideal. En cambio, sí contó que le gustaría ser madre, aunque no por ahora; y admitió que construyó una mansión para sus perros porque los siente como si fueran hijos.

Música.

Paris empezó su show de 45 minutos pinchando Roar, de Katy Perry. Desde ese momento cantó todas las canciones que pasó, levantó sus brazos para agitar al público y hasta bailó en algunas ocasiones.

La rubia estadounidense contó que para la fiesta de Vitaminwater había elegido un set de temas “más bien comerciales” por tratarse de una fiesta de día y en la playa. Get Lucky de Daft Punk, Cinema de Benny Benassi y también I love it de Icona Pop fueron algunos de los elegidos para hacer saltar y bailar a unos 300 invitados.

Paris terminó su show y salió directo a EE.UU. en un vuelo de American a las 23:05. “Wow, qué corto viaje a Uruguay, estuve aquí menos de nueve horas. Desearía haber podido quedarme más. Ahora volando de regreso a Los Ángeles”, publicó la rubia anoche en su Twitter, en una suerte de despedida.

PERLAS DE UNA FIESTA VIP

El reloj de Paris dio que hablar

Juana Viale, que tuvo que esperar la llegada de Paris Hilton para cruzar con ella la laguna y llegar juntas a la fiesta, se quejó de su demora y se mostró sorprendida por el reloj de la rubia. “Esta llegó tres millones de años tarde. Venía ahí sentada mirando el reloj que era una cosa así”, decía gesticulando con sus dedos.

Tinelli – Celasco: miradas de reojo

Minutos antes que Paris llegara, hicieron su entrada triunfal Guillermina Valdez, Micaela y Candelaria Tinelli. De inmediato, Lucía Celasco, la nieta de Susana Giménez, que está de novia con Joaquín Rozas (ex de Micaela), emprendió la retirada. Sin embargo, como estaba llegando Paris se tuvo que quedar varios minutos.

Paris tuvo que pedir cigarrillos

A pesar de poseer una inmensa fortuna, Paris Hilton llegó a Uruguay sin suficientes cigarrillos. Fumó varios en la fiesta hasta que se le acabaron. Ahí salió uno de sus asistentes y preguntó a los periodistas: “¿Alguien tendrá un cigarrillo para Paris?”, y en efecto, le llevaron uno que prendió casi de inmediato.

La corrieron las avispas

La rubia nacida en Nueva York se aprontaba para sacarse fotos en un set preparado especialmente por una revista argentina cuando notaron que el lugar se había llenado de avispas, y tuvo que retirarse de inmediato. “Increíble, casi la comen las avispas”, comentaban después los fotógrafos.

 

Fuente: El Pais

Deja un comentario