Noticias Recientes

Popcorn Time acorrala a Netflix, HBO y la industria de Hollywood

El pasado mes de enero, Netflix, el dueño y señor del streaming de video a través de la red, aprovechó su carta a los accionistas para dar a conocer al nuevo terror de la industria: Popcorn Time. “La piratería sigue siendo nuestro principal competidor, y el ascenso de Popcorn Time en Holanda frente a Netflix y HBO nos ha dejado boquiabiertos”, reconocía.

La historia de esta plataforma es una de las más fascinantes de la red en estos momentos. Popcorn Time permite a las acceder a grandes cantidades de contenido de vídeo sin pagar y además tiene una apariencia inmejorable y aparentemente legítima. Es decir, no es un portal de aspecto sospechoso que indique al usuario que está violando ninguna ley.

Según algunas estimaciones, la base de usuarios de Popcorn Times en Holanda rivaliza con la de Netflix. Pero también cuenta con una extensa base de usuarios en EEUU. La agencia Bloomberg informó la semana pasada de que había triplicado los usuarios entre julio de 2014 y enero de 2015, por lo que actualmente representa una novena parte de todo el tráfico de enlacews de descarga de todo EEUU.

Este aumento refleja la peligrosa realidad que amenaza a la industria del entretenimiento, ya que el éxito de compañías de pago como Netflix sigue estando amenazado por una piratería imposible de erradicar.

Los expertos señalan que, a diferencia de la música, donde servicios como Spotify ofrecen una sola suscripción para casi cualquier canción que el usuario quiera escuchar, en estos momentos no existe una “ventanilla única” para el vídeo. Netflix, Roku, HBO o CBS han lanzado su propio servicio con más o menos éxito pero ninguno incluye un menú que realmente tenga la mayor parte de la oferta que ofrecen, por ejemplo, los distribuidores de cable. Sin embargo, Popcorn Time permite el acceso a casi todo y de forma gratuita al funcionar mediante el protocolo BitTorrent, un popular método de intercambio de archivos fragmentados entre miles de usuarios.

El portavoz oficial de Popcorn Time, un veinteañero de Ontario llamado Robert “Red” English, asegura que hay alrededor de 20 programadores y diseñadores a lo largo de todo el planeta trabajando en esta plataforma durante su tiempo libre.

Se trata de un proyecto de código abierto, por lo que cualquier persona puede aportar mejoras al código, añadir funciones y corregir errores. Popcorn Time no tiene financiación y tampoco un modelo de negocio, apunta English. A diferencia de otras plataformas utilizadas para la piratería, ni siquiera lleva publicidad porque se consideran así mismos “una comunidad que no está motivada por el dinero”, según aseguró English al portal Quartz.

Fuente: www.eleconomista.es

Deja un comentario