Noticias Recientes

Sin ver, crea robots

JUAN PABLO DE MARCO02 dic 2015

Un tractor. Un camión. Un molino de viento. Johan Pauluk, un niño ciego de 10 años nacido en Río Negro, es capaz de crear este tipo de artefactos con piezas robóticas del Plan Ceibal.

Johan logró desarrollar estas capacidades gracias a un plan piloto que lleva a cabo el Plan Ceibal y la Escuela Nº 6 de Paysandú.

Este niño, que cursa quinto año, y que participó con su centro educativo en las Olimpíadas de Robótica y Programación realizadas la semana pasada en el LATU, mueve de un lado a otro las piezas de un molino de viento, y enchufa y desenchufa cables. Sabe qué piezas son. “Al principio era difícil armar, pero ahora no. Me gusta”, dice.

Como en 2015 es el Año Internacional de la Luz, sus maestros le plantearon a él y a sus dos compañeros de equipo crear un molino que se alimente de energía solar (la cual fue representada con una linterna).

Sus compañeros del proyecto lo admiran. Abril, de 11 años, dice que les va bien “porque Johan es el que sabe”. “Es un genio”, acota. Valentino, también de 11, opina en el mismo sentido: “Es muy bueno. A veces un no vidente tiene más ventajas que el que tiene todos los sentidos”.

Su ceguera.

 A los tres meses, a Johan se le diagnosticó Retinoblastoma bilateral, una enfermedad hereditaria que afecta las retinas de los ojos a menores de seis años.

Cuando tenía un año y medio, perdió la vista en uno de sus ojos y, a los cuatro años y medio, quedó ciego del otro. Desde ese momento, la vida de la familia Pauluk cambió para siempre.

Pero, lejos de lamentarse, empezaron a buscar herramientas para que pudiera desarrollarse y “ser feliz”. Su madre le creó juegos caseros para estimularle la creatividad. Le diseñaron un dominó texturado y a las cartas le ponían un material distinto para que diferenciara los palos.

“Cuando recién quedó ciego, nos armó una cosechadora con plasticina”, recuerda.

Su familia y sus profesores aseguran que cuenta con mucha memoria visual y que tiene una permanente ambición por aprender.

“En casa le digo dedito mágico porque todo el tiempo lo ves tocando o revisando algo. Sabe todo y, si no sabe, investiga”, indica su madre.

Proceso.

Johan vive en Young, Río Negro, pero todos los días viaja solo a Paysandú, donde es recibido en la terminal por una amiga de la familia. Esta persona lo traslada a la escuela, cuando finaliza lo va a buscar y lo transporta de nuevo a la terminal. “Hace todo solo. Nunca se queja. Le gusta”, agrega su madre.

Esta rutina la comenzó a realizar hace dos años, cuando su familia supo que en Paysandú había una escuela que trabajaba con niños con discapacidad visual.

Este año, como el Plan Ceibal proporciona un kit de piezas robóticas, la escuela planteó un proyecto sin precedentes: enseñar robótica a los niños no videntes.

Para ello, convocaron a Sebastián Cantero, el llamado “maestro de apoyo Ceibal”, quien sería el encargado de enseñar tecnología a los niños. Por el primero que empezaron fue por Johan.

A cada pieza le asignaron un nombre en particular y, de ese modo, este pequeño rionegrense podía memorizar de cuál se trataba.

Para ayudar en el proceso, la maestra de quinto, Blanca Celada, tradujo en braille el manual que explica cómo armar hasta ocho robots.

El resultado fue inmediato. “Con el manual traducido, ya no era necesario que le dijeran dónde tenía que poner tales piezas en tal lado”, indica.

En pocas semanas, Johan ya manipulaba las piezas solo. Su avance fue vertiginoso. A tal punto que para Cantero tenía “capacidades iguales o superiores a niños que no tenían discapacidad visual”. Por lo tanto, lo invitó a trabajar en clase convencional.

“La dificultad visual la superó totalmente. Su aprendizaje fue muy rápido, más rápido de lo esperado”, explica Cantero.

Incluso, acompaña a este maestro del Ceibal a otras clases para enseñar sobre la robótica y la programación a otros niños. “Tiene un enorme potencial”, concluye Celada.

Brechner le prometió una PC adaptada.

El presidente del Plan Ceibal, Miguel Brechner, le prometió a Johan Pauluk una computadora especialmente diseñada para él, según informó al diario El Telégrafo de Paysandú la inspectora referente del Ceibal en Paysandú, Andrea Azziz. Durante la Olimpíada de Robótica en el LATU la semana pasada, Brechner también le prometió a Johan regalarle un kit de robótica.

OTROS DATOS DEL PLAN CEIBAL

Videojuego. Para hacer ecuaciones lineales

Este mes se lanzará el videojuego DragonBox Algebra 5+, mediante el cual niños cinco años pueden comenzar a entender los procesos básicos que intervienen en la resolución de ecuaciones.

Matemática. Miles usaron una plataforma

Un total de 112.547 estudiantes de todo el país, tanto de Primaria como de Secundaria, utilizaron la Plataforma Adaptativa de Matemática del Plan Ceibal, con la que superaron 30 millones de actividades.

Premio. Proyecto rural está nominado

El proyecto “Inclusión Digital Rural” hecho por docentes de la Escuela Técnica de Tacuarembó fue nominado para los “Prezi Awards 2015”, un certamen donde eligen las mejores presentaciones del mundo.

Deja un comentario