Noticias Recientes

Adiós a las bolsas de plástico: las reducirán al mínimo y las cobrarán

Sirven para arrojar la basura, para tapar una gotera, transportar mercancías y hasta para proteger el cabello con “brushing” los días de lluvia. Pero también son una de las principales causantes de la mortandad de las tortugas —que las confunden con las algas—, y uno de los motivos de que se tapen las cañerías de la ciudad. Las bolsas de plástico están en la mira. La comisión de Medio Ambiente del Senado aprobó por unanimidad un proyecto de ley que promueve la “reducción del impacto ambiental” que ellas ocasionan. Y ahora comienza una carrera contrarreloj hasta que el Poder Ejecutivo decida cobrar por este objeto cotidiano.

“La idea no es prohibir las bolsas, pero sí racionalizar su uso por el costo ambiental que generan”, explicó Jorge Rucks, ministro interino de Vivienda, Acondicionamiento Territorial y Medio Ambiente. El gobierno había enviado hace dos años una iniciativa similar a la aprobada, pero tras marchas y contramarchas recién ahora logró el aval de los legisladores.

Sí se aprobó la prohibición de la fabricación, importación, distribución y venta de las bolsas plásticas que no sean compostables o biodegradables. Es decir, dejarán de circular la mayoría de las bolsas que hoy se importan y deberán ser sustituidas por otros materiales.

Cerca de 1.200 millones de bolsas se incorporan cada año al mercado uruguayo. Ocho de cada diez de estas bolsas son importadas y las restantes dos son de fabricación nacional. el sector emplea a unos 1.500 trabajadores (entre puestos directos e indirectos).

Las fábricas locales estarían en condiciones de pasar a una producción sustentable, al menos eso han expresado en su comparecencia en el Parlamento, aunque desde la Asociación Uruguaya de Industrias del Plástico prefirieron no emitir opinión sobre el asunto por desconocer el texto final.

El uso per cápita de las bolsas de plástico se ha reducido 17% desde 2008 a 2015, había dicho Alejandro Nario, director nacional de Medio Ambiente. Aun así, se ha notado un leve incremento en los últimos años, sobre todo marcado por el peso de las bolsas que entregan los supermercados.

Nueve de cada diez de las que hoy circulan en Uruguay salen de los supermercados. El resto se reparte entre farmacias, comercios más pequeños y estaciones de servicio.

Hay otro porcentaje, menor, que responde a los envoltorios de facturas (es el caso de UTE), listas electorales, diarios y revistas. Todos estos usos, según el proyecto, se eliminarán.

A la inversa, el texto establece la exclusión de la normativa para aquellos productos que por higiene necesitan del envoltorio plástico, como carnes y pescados, o que requieren de determinada humedad.

Algunas organizaciones ambientalistas han sostenido que las bolsas de plástico no son necesarias nunca, de hecho se introdujeron en el mercado recién en los años 70.

Sin embargo, importadores, fabricantes y usuarios defienden su utilidad y que su invención es reflejo del progreso. No en vano, solo Estados Unidos desecha al año 100 billones de unidades, según la organización World Watch Institute.

Algunas zonas de Argentina ya cobran por las bolsas. Lo mismo sucede en varios países europeos, siendo el caso más emblemático Irlanda, país que fijó un impuesto en 2002 y redujo el uso en más de un 90% en 15 años.

Rucks dijo que Uruguay aún no ha definido si impondrá un precio muy alto (para que el desestímulo sea mediante impacto directo), o una módica suma para que el ciudadano tome consciencia del asunto.

El proyecto de ley sí prevé que los importadores, fabricantes y distribuidores de bolsas de plásticos deban promover campañas de concientización del uso responsable y racional de bolsas y cuál es su impacto en el ambiente. Además, deberán contar con un sistema de recepción de residuos y ofrecer bolsas reutilizables.

Para que ello sea una realidad, falta que culmine el trámite legislativo y se reglamente.

Fuente: El Pais

Deja un comentario