Noticias Recientes

Dolor en Maldonado por fallecimiento de Agustín Cal

Quería ser piloto. Tenía trece años. Desde hace dos años se encontraba en un hospital de los Estados Unidos. Allí enfrentó con una fuerza sin igual a un tumor que lo atacó de una y mil formas.

Agustín Cal falleció este sábado. Su deceso se conoció en las últimas horas del mismo día. Su tío Adrián Cal lo informó a través de su cuenta de Facebook, el sitio desde el que muchas veces se informó a la comunidad fernandina de su estado de salud. Agustín estaba acompañado por sus padres y otros familiares que habían viajado a los Estados Unidos para estar cerca.

Agustín era un internado más de uno de los centros de referencia en materia de oncología infantil: el Nationwide Childrens en la ciudad de Columbus del estado de Ohio.

La noticia causó un enorme dolor entre sus amigos y familiares que, desde siempre, confiaban en la fortaleza de Agustín para sobreponerse al tumor cerebral que lo aquejaba.

El pequeño Agustín y sus padres marcharon años atrás a los Estados Unidos abrigando la esperanza de encontrar un remedio al problema de salud del niño. También para buscar una mejor calidad de vida.

Sus padres dejaron en cero el patrimonio familiar que habían construido con mucho esfuerzo durante años. El objetivo de sus padres fue uno solo: tratar de salvar a Agustín. Los vecinos de Maldonado siempre buscaron una forma de ayudar.

La familia debió marchar a los Estados Unidos luego que un conocido oncólogo le diagnosticara apenas unos meses de vida. Agustín se sobrepuso una y otra vez a tremendos tratamientos difíciles de asimilar por una persona adulta. Entre ellas operaciones en su cerebro y los consiguientes tratamientos oncológicos de quimio y radioterapia.

En el país norteño sus padres y Agustín encontraron el apoyo continuo de médicos y especialistas. “Nunca nos dijeron que estaba todo perdido. Siempre nos apoyaron de que había una esperanza”, dijo entonces su madre.

En Uruguay dejaron atrás una insólita situación burocrática que derivó en un reclamo en el ámbito judicial contra el Ministerio de Salud Pública.

Sus padres accionaron contra el Ministerio de Salud Pública (MSP) para poder acceder al fármaco que necesitaba Agustín para enfrentar al tumor.

En setiembre de 2015, El País informó que la droga que necesitaba Agustín era el fármacoTrastazumab, un medicamento que habitualmente el Fondo Nacional de Recursos entrega, pero solo a las pacientes con cáncer de mama.

El MSP no solo se opuso al pedido de la familia del niño. También apeló el fallo en primera instancia que lo condenó a entregar el citado fármaco.

La triste situación terminó cuando el propio presidente Tabaré Vázquez ordenó a su ministro de Salud, Jorge Basso, que desistiera la apelación y antes que la Justicia fallara otra vez ordenando al estado la entrega del fármaco.

Agustín regresó al país alrededor de un año atrás alentado por los resultados obtenidos luego de múltiples intervenciones quirúrgicas y de los tratamientos oncológicos. Incluso luego de recibir algunos tratamientos experimentales como la aplicación de la resonancia magnética introspectiva.

Empero, las malas noticias regresaron y poco tiempo después, Agustín regresó a los Estados Unidos.

El sábado, cansado de enfrentar semejante y desigual lucha, Agustín partió. En el sitio “Una mano para Agustín Cal” de Facebook, una multitud dejó por escrito su pesar por el fallecimiento del aguerrido niño.

Fuente: El Pais

Deja un comentario