Noticias Recientes

Murió el actor argentino Federico Luppi

El intérprete de más de un centenar de películas, obras de teatro y series de televisión, falleció luego de una internación en la Fundación Favaloro. Tenía 81 años.

Empezó a actuar en el teatro, y en 1965 obtuvo su primer papel cinematográfico en Pajarito Gómez, una comedia que parodiaba a las exitosas producciones de “Palito” Ortega.

Su primer reconocimiento importante lo tuvo cuando actuó en El romance del Aniceto y la Francisca estrenada un año después, y dirigida por el gran Leonardo Favio. A partir de entonces, Luppi se construyó una trayectoria que es una de las más brillantes y destacadas en el cine hablado en castellano.

Trabajador, tiene 137 créditos como actor en la base de datos cinematográfica y televisiva Internet Movie Data Base. Tuvo una especial sintonía con el director Adolfo Aristarain, quien lo dirigió en películas como Tiempo de revancha (1981), Últimos días de la víctima  (1982), Un lugar en el mundo (1992) y Martín Hache (1997). También actuó en dos de las películas más reconocidas e importantes del cine argentino: La Patagonia rebelde (1975)  No habrá más penas ni olvido (1983), ambas de Héctor Olivera.

También tiene una película uruguaya: El último tren, dirigida por Diego Arsuaga y estrenada en 2002. Pero este es apenas un somero resumen de una filmografía imponente en el cine hispanoamericano.

Se le daban muy bien los papeles dramáticos, y sabía llevar su porte y su contundente vozarrón para imponer una presencia en la pantalla que era inapelable.

Comprometido políticamente, siempre tuvo opiniones definidas (a veces tajantes) sobre la realidad argentina y en menor medida la española, país en el cual trabajó mucho y en el cual tenía su segunda ciudadanía.

En los últimos años de su vida, estuvo involucrado en una agria polémica con una mujer, Brenda Accinelli, con la que tuvo un hijo, Leandro, a los cuales desatendió emocional y económicamente y que empañaron el considerable prestigio que se ganó como actor y figura pública.

Fuente: El Pais

Deja un comentario