Noticias Recientes

Los caranchos y la falla de disyuntor provocaron el histórico apagón

Luis García, gerente de Operaciones de UTE, confirmó esta mañana en Inicio de Jornada de radio Carve que el apagón que ayer afectó a casi todo el país se originó por el nido de los caranchos en una de las torres.

Tal como lo había informado el semanario Búsqueda en base a fuentes de UTE, eso fue lo que ocurrió: estas aves para hacer sus nidos, usan además de ramas y pasto, hilos de pastoreo metálicos, lo que es un peligro ya que pueden provocar cortocircuitos en las torres, como pasó ayer.

García explicó esta mañana que en el lugar en que se dieron los cortocircuitos había nidos de caranchos. Y explicó que “el problema no son los nidos”, sino que “el problema es que las aves habían llevado un tramo bastante largo de alambre de pastor”, que contiene entre otros materiales metal.

García dijo que “ese tipo de alambre era lo suficientemente largo como para que quedara colgando y tocara la parte metálica de la torre y la parte de los conductores”.

Además, detalló que “el problema fue que se perdieron las dos líneas”, explicando que luego del cortocircuito provocado por ese cable llevado por los caranchos, tras el que el interruptor corta la energía, la segunda llave falló: el “hilo de pastor en nido de carancho” y la “falla en un disyuntor causaron el apagón”, dijo.

García agregó que la empresa aún no ha evaluado los costos que causó el corte.

El corte de energía eléctrica que ocurrió ayer en Uruguay fue histórico: casi el 90% de los clientes de UTE se quedó sin luz, desde minutos antes de las 11 horas y hasta aproximadamente las 13.

La falla afectó a una cifra estimada de 1.200.000 de un total de 1.440.000 hogares, comercios y oficinas dependientes del servicio de energía eléctrica que suministra el ente.

Se vieron afectadas as dos líneas de alta tensión que alimentan al Sur del país. Las líneas de 500.000 voltios están entre San Javier y Palmar, y distribuyen la energía de la represa de Salto Grande.

Fuente: El Pais

Deja un comentario