Noticias Recientes

Una diferencia salarial que resulta poco justa

Robin Wright reconociendo ayer el esfuerzo que debió hacer para recibir el mismo salario que Kevin Spacey, su coprotagonista en House of Cards, es un nuevo capítulo de la lucha de las mujeres por la equidad salarial en Hollywood.

El año pasado fue un buen año para el protagonismo de las mujeres en el cine: Charlize Theron se robó la nueva saga de Mad Max y Amy Schumer, convertida en la comediante del momento, es la clave del éxito de Esta chica es un desastre. Pero también es el año en que las mujeres se levantaron por sus derechos.

Wright, que interpreta a la calculadora e impiadosa primera dama, esposa del presidente que interpreta Spacey en la serie de Netflix, le dijo al público en un evento que se había enterado de que los dos personajes eran igual de populares entre la audiencia.

“Así que lo capitalicé”, dijo Wright según la crónica de Huftington Post. “Dije o me pagan igual o voy a salir a contarlo”.

“Y lo hicieron”.

Spacey cobraba 500.000 dólares por episodio en 2014, lo que lo convertía en uno de los actores mejor pagos de la televisión. Ese año, Wright ganó un Globo de Oro por su trabajo en la serie. En 2015, Spacey ganó como Mejor Actor. Recién ese año, informó Forbes, el salario de Wright, que además es coproductora y dirige algunos episodios de House of Cards, se empezó a emparejar con el de Spacey

Wright se unió así a un creciente grupo de actrices que han salido a hablar recientemente acerca de la inequidad salarial en Hollywood, alentadas, en parte por un conmovedor discurso que dio Patricia Arquette en la ceremonia de los Oscar de 2015. Arquette luego contó que perdió trabajos por sus comentarios sobre una paga igualitaria.

Meses después, el tema volvió a ser tocado por Jennifer Lawrence, la oscarizada estrella de Lazos de sangre, Joy: el nombre del éxito y la franquicia de Los juegos del hambre. Información filtrada en el hackeo a Sony Pictures en 2014, mostró que le pagaron menos que a sus colegas hombres en Escándalo americano.

En octubre, Lawrence escribió en Lenny, el newsletter de la actriz Lena Dunham: “Jeremy Renner, Christian Bale y Bradley Cooper, todos pelearon y ganaron en negociar mejores contratos para ellos. Estoy más que segura que fueron elogiados por ser firmes y tácticos, mientras yo me preocupaba porque no me vean como una nena malcriada por reclamar un salario más justo”.

Y este año, la estrella de Los archivos X, Gillian Anderson, confirmó que inicialmente se le ofreció la mitad del salario que a su coprotagonista, David Duchovny, para aparecer en el regreso de la serie.

No todas las actrices creen que sea apropiado discutir asuntos salariales de Hollywood. En una entrevista con Cosmopolitan en abril, Scarlett Johansson dijo que le parecería “desagradable” discutir la brecha salarial de Hollywood.

“Soy muy afortunada: tengo un muy buen vivir y estoy orgullosa de ser una actriz que, en esta etapa, está haciendo tanto dinero como sus colegas varones”, dijo Johansson.

No ganan igual pero venden.

A pesar de pagar menos, algunos estrenos de este año apuestan a las mujeres como principal atractivo. Por ejemplo, Alicia a través del espejo, con fecha de estreno para el 26 de mayo, donde una Alicia más adulta decide enfrentar la época victoriana que prefiere etiquetarla como histérica y no escucharla. Y estarán, claro, Las Cazafantasmas que llega a salas este junio, y que en este caso tiene un elenco íntegramente femenino en donde antes había un montón de hombres.

Fuente: El Pais

Deja un comentario