Noticias Recientes

Dólar toca piso y según Big Mac está sobrevaluado

El dólar volvió a bajar ayer, en una jornada en la que tuvo la particularidad que contó con compras del Banco Central (BCU), y que mostró un cambio en la tendencia hacia el cierre de la sesión que lleva a pensar que llegó a un piso.

Pese a que en el mes, Uruguay es de los países donde más ha caído la moneda estadounidense (ver gráfico abajo), aún no llega a su nivel de “equilibrio” en términos de largo plazo, según reveló ayer el índice Big Mac publicado por The Economist. De acuerdo al indicador de la revista británica, el peso uruguayo está subvaluado un 19,1% (o lo que es lo mismo, el dólar está sobrevaluado) y la divisa estadounidense debería cotizar a $ 24,40 para alcanzar un nivel de “equilibrio”.

Ayer, el dólar interbancario fondo se operó a $ 29,408 —el menor nivel desde el 5 de noviembre del año pasado— y 0,22% por debajo de la media del miércoles.

La divisa ha caído un 2,92% en los últimos cuatro días y acumula un descenso de 3,84% en julio y de 1,56% en el año.

En tanto, el Banco República subió 10 centésimos la compra de la pizarra a $ 28,90 y 20 centésimos la venta a $ 30,15.

El mercado local comenzó ayer con una clara tónica vendedora, pero hacia el final del día se dieron dos factores que cambiaron la tendencia a la baja del billete verde: apareció un banco privado a realizar fuertes compras, a las que se le sumaron US$ 300.000 del BCU. Esta fue la primera vez que el Central realizó compras desde principios de junio de 2013, y la primera intervención en el mercado cambiario desde principios de marzo de este año.

Para los analistas, este debilitamiento del dólar —que ayer parece haber tocado un piso— es algo que se ve en la región y se debe a varios factores.

“En Brasil, Chile, Perú y Paraguay el dólar está en los niveles más bajos desde comienzo de año. Esto está relacionado a que el dólar está en pausa porque la recuperación en Estados Unidos es más lenta y no termina de consolidarse por lo que la Fed actúa con cautela y no estaría dispuesta a subir las tasas de interés en el corto plazo. A esto se le agregó el Brexit —el referéndum que aprobó la salida del Reino Unido de la Unión Europea— que como evento global tiene impacto en economías avanzadas y afectaría directamente las decisiones de la Fed”, dijo a El País el analista de CPA Ferrere, Santiago Rego.

Para Florencia Carriquiry de Deloitte, además de esos factores externos “se agrega a nivel local una tónica de política monetaria relativamente restrictiva, con tasas en moneda nacional que en los plazos cortos han tenido bastante volatilidad pero que en plazos de seis meses o más están consistentemente por encima de 15%”.

Rego no prevé que esta caída de la moneda estadounidense se mantenga “y vemos al dólar deslizándose hacia fin de año aunque a menor ritmo que lo que preveíamos anteriormente. Nuestra proyección para el dólar a fin de año es de $ 33,50”.

Carriquiry dijo que en Deloitte “decidimos volver a ajustar a la baja nuestras proyecciones cambiarias, previendo ahora valores de $ 33 y $ 38 para el cierre de 2016 y 2017 respectivamente”.

Esas proyecciones “implican devaluaciones menores de lo que manejábamos algunos meses atrás” pero, “seguimos pensando que es esencial que Uruguay mejore su situación de competitividad y que el dólar retome un alza en los próximos meses ($ 33 a fin de año supone una devaluación de 10% en el semestre)”, añadió.

SXOywTX

 

“De lo contrario el riesgo de que la economía ingrese en un contexto más abiertamente recesivo crece”, afirmó.

Big Mac.

La subvaluación de la moneda local frente al dólar también ocurre, en mayor o menor medida, en otros 40 países de los 43 considerados por The Economist (ver gráfico grande). Las únicas excepciones fueron el franco suizo, la corona sueca y la corona noruega.

El peso uruguayo es la 9ª moneda —entre las subvaluadas— que está más cerca del equilibrio.

El índice Big Mac (elaborado por The Economist desde 1986) se apoya en la teoría de paridad de poder adquisitivo; basada en el supuesto de que los tipos de cambio de largo plazo deberían alcanzar un nivel que iguale los precios de una canasta idéntica de bienes y servicios en cualquiera de los países considerados. En este caso, esa “canasta” se reduce a una Big Mac.

Fuente: El Pais

Deja un comentario